¿Podemos ya criogenizar nuestro cuerpo y resucitar?

Neolife, en Quo.

La película Proyecto Lázaro plantea un futuro en el que la muerte no será el fin y la crionización nos permita un día volver a la vida. ¿Es realmente posible que esto suceda? La ciencia está trabajando en ello…

[…] Mientras, los más cautelosos prefieren trabajar en la prolongación de la vida más que en la resurrección. No morir nunca. ¿Cómo? Las primeras propuestas tratan de alargar lo más posible la longevidad celular, tanto la de las neuronas, como las del resto de los órganos vitales. Las terapias que se están desarrollando ahora pueden sumar 30 años a la esperanza de vida en muy poco tiempo.

En España, el equipo médico de la clínica Neolife habla de longevidad saludable como lo más cercano a esa deseada inmortalidad humana. “La restricción calórica, la metformina, la rapamicina, el resveratrol, la terapia génica y las células madre están el epicentro de esta nueva medicina preventiva antiaging. Van a situar la esperanza de vida máxima en cantidades superiores a los 120 años y la vida media en torno a los 100 años. Solamente venciendo la enfermedad cardiovascular y el cáncer, la esperanza media se alargaría entre tres y seis años”.

De estas medidas, la restricción calórica, aunque eficaz en roedores y posiblemente en grandes primates, aún se desconoce si realmente es efectiva en humanos. Neolife tiene su particular apuesta: “El futuro vendrá más bien de la mano de nuevos fármacos, la terapia génica y las células madre”. Ponen como ejemplo de estos avances el hecho de que la FDA (la Agencia de Alimentos y Medicamentos estadounidense) ha aprobado el primer ensayo clínico para combatir el envejecimiento con metformina, un antidiabético que reduce la glucosa en plasma.

Algunas investigaciones en terapia regenerativa con células madre están tomando fuerza en la búsqueda de reparación y rejuvenecimiento celular. El equipo médico menciona a Craig Venter, que investiga desde su empresa Human Longevity los genes que determinan la longevidad. Y también a Elizabeth Parrish, cuya firma Bioviva Sciences ofrece tratamientos genéticos para alargar la vida activando la telomerasa e inhibiendo la miostatina.

Fármacos para vivir más de cien años

En estos avances se encuentra la razón, según el equipo médico de Neolife, de por qué políticos que rondan los 70 años, como Hillary Clinton y Donald Trump, se lanzan a luchar como gladiadores por la presidencia de EE. UU. “El score cálcico, una de las pruebas de prevención cardiovascular rutinaria en nuestro centro, es determinante a la hora de prevenir un infarto de miocardio. Con una radiación muy baja se ve si hay o no placa de ateroma. Por otro lado, la señora Clinton toma Armour Thyroid, una de las terapias estrella en la medicina antiedad”. Y Neolife añade una piedra de toque: “Desde un punto de vista personal y profesional, la resurrección o la inmortalidad pueden resultar fascinantes, pero científicamente genera muchas controversias”. Ese júbilo se palpa, según cuenta, en cada edición del Festival RAAD (The Revolution Against Aging and Death), un evento que reúne a cientos de profesionales de la medicina y de la tecnología interesados en alargar la vida. En él se exponen los avances que mayor expectación están despertando: inteligencia artificial, medicina telomérica, terapia génica, terapia de hormonas bioidénticas y criogenia.

¿Y si pudiésemos prevenir el envejecimiento?

Uno de sus incondicionales en estas reuniones es el gerontólogo biomédico británico Aubrey de Grey, un hombre con aspecto estrafalario cuyas palabra, según el equipo médico de Neolife, despiertan siempre expectación. Su teoría es que la medicina erradicará el envejecimiento y proclama que ya ha nacido la persona que vivirá más de 1.000 años. Dice que envejecemos por daños acumulativos a nivel celular y molecular. “El envejecimiento es una enfermedad que causa dolor y mata. Y como tal hay que tratarlo». […]