Insulinorresistencia. Una enemiga silenciosa.

La insulina tras la ingesta de glucosa ayuda a las células del cuerpo a absorberla, reduciendo así su producción en el hígado y evitando los altos niveles de azúcar en la sangre.

La resistencia a la insulina por las células musculares, células grasas y células hepáticas significa que no responden correctamente a la presencia de esta, por lo que disminuyen su capacidad para absorber la glucosa de la sangre. Para lograr el efecto deseado será necesaria una mayor concentración de insulina para sacar el exceso de glucosa en sangre y almacenarlo en forma de energía. 

Dr. César Montiel – Equipo Médico de Neolife 


La hormona insulina 

La insulina es la hormona que nos protege de una cantidad de azúcar elevado, en otras palabras, es nuestro mecanismo de defensa para intentar mantener siempre a raya la glucosa por debajo de 100 mg/dl, niveles óptimos deseado aquí en Neolife. A quien tiene resistencia a la insulina le va a costar mucho mas esfuerzo perder peso que una persona que no la tiene. Nuestro cuerpo necesita un equilibrio en general, pero sobre todo de las hormonas en sus distintos ejes, y esto es nuestra principal propuesta en Neolife, ya que una vez conseguida esta homeostasis facilitará mucho mas reducir todos los efectos no deseados de esta resistencia.  

También hay otro mecanismo que utiliza esta hormona, que es unir la glucosa a proteínas formando Glicoproteínas o productos de glaciación avanzada, el mas conocido de ellos es la Hemoglobina Glicada (Ha1c) que es un parámetro fundamental para valorar como estuvo en los últimos meses los valores de la glucosa, indispensable en nuestro protocolo de biomarcadores para el seguimiento de los pacientes en Neolife, ya que debemos entender que son células dañinas para nuestras otras células pues aceleran nuestro envejecimiento y que bajo ningún concepto necesitamos. 

Y debemos entender por qué se forman, pues es una respuesta ante la necesidad de sacar este exceso de azúcar que esta flotando en sangre, uniéndolo a proteínas para que no esté libre y a su vez aumentando los valores de insulina para lograr compensar estos valores.  

Así mismo también en nuestro protocolo de Biomarcadores de Neolife tenemos el Índice HOMA-IR que representa las siglas en inglés del modelo homeostático para evaluar la resistencia a la insulina («homeostatic model assessment«). Utiliza dos simples parámetros de laboratorio, la glucosa y la insulina en ayunas. Valora si existe un «bloqueo o resistencia» periférica a la acción de la insulina y evalúa indirectamente la función de las células beta del páncreas. En condiciones normales existe un equilibrio entre la producción hepática de glucosa y la secreción de insulina por las células beta del páncreas.  

Cuando un paciente tiene «Resistencia a la Insulina» se considera que presenta una disminución de la función biológica de esta hormona que obliga a generar un incremento en sus concentraciones plasmáticas con el fin de mantener la homeostasis (fig. 1). Además, se le considera factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares como la Hipertensión Arterial y la Cardiopatía Isquémica o bien para desarrollar diabetes mellitus. 

Síntomas de resistencia a la insulina 

Al comienzo de su desarrollo, la resistencia a la insulina generalmente no da síntomas; esto último ocurre más tarde, como consecuencia de los altos niveles de glucosa en sangre. 

Los síntomas incluyen: 

  • Hambre, incluso después de comer. 
  • Hormigueo en las manos y pies. 
  • Cansancio/ Fatiga. 
  • Infecciones recurrentes. 
  • Dificultad para concentrarse. 
  • Hipertensión arterial. 
  • Niveles altos de Colesterol y su oxidación.  
  • Aumento de peso, especialmente en el abdomen. 
  • Desequilibrios Hormonales como el SOP (síndrome de ovario poliquistico), o una reducción de la Testosterona que se ira transformando en estrógeno proliferativos que son dañinos para el cuerpo.  
  • Estrés. 

Esta elevación de la insulina de manera sostenida en el tiempo hace que nuestro cuerpo responda en manera de retroalimentación negativa en la función de la misma, es decir disminuyendo su efecto para protegernos, por lo que una muy buena recomendación que siempre damos en consulta es disminuir la ingesta de los alimentos procesados. 

¿Cuáles son las causas de la resistencia a la insulina? 

Las causas de la resistencia a la insulina no se conocen completamente, pero se han identificado numerosos factores de riesgo que pueden contribuir a su desarrollo:      

  • Sobrepeso u obesidad.   
  • Mala actividad física.     
  • Una dieta alta en calorías rica en azúcar y/o carbohidratos.      
  • Estrés crónico.     
  • Desequilibrio de la flora bacteriana intestinal. 
  • Uso a largo plazo de esteroides en dosis altas.    
  •  Algunas otras condiciones, como el síndrome de ovario poliquístico y la enfermedad de Cushing.

Diagnóstico de resistencia a la insulina 

La resistencia a la insulina se puede diagnosticar con analíticas de sus niveles en la sangre. Sin embargo, no es de rutina en diferentes protocolos; pero cabe destacar que en nuestras clínicas Neolife sí tenemos protocolizadas las siguientes pruebas para su diagnostico temprano: 

Análisis de insulina en ayunas 

El nivel de insulina en ayunas aumenta mucho antes de que incremente el azúcar en sangre, e indica que el páncreas está trabajando de forma extra para lidiar con un exceso de carbohidratos. Digamos que es un sistema de advertencia temprana.  

Prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c) 

Mide el nivel promedio de glucosa o azúcar en la sangre durante los últimos tres meses, por tanto, proporciona un indicador bastante más completo sobre el control de la glucosa en sangre en general.  

Prueba HOMA (homeostasis model assessment)

Está basado en la medición de la glicemia e insulinemia en su estado basal (ayuno), valora si existe un «bloqueo o resistencia» periférica a la acción de la insulina y evalúa indirectamente la función de las células beta del páncreas. En condiciones normales existe un equilibrio entre la producción hepática de glucosa y la secreción de insulina por las células beta del páncreas. Cuando un paciente tiene Resistencia a la Insulina se considera que presenta una disminución de la función biológica de esta hormona que obliga a generar un incremento en sus concentraciones plasmáticas con el fin de mantener la homeostasis; se considera que los sujetos con valores superiores a 3.0 tienen resistencia a la insulina. 

Otras pruebas de laboratorio:

Relación triglicéridos y colesterol-HDL 

Este método es igual de válido que el análisis de glucosa o insulina en ayunas. Si el resultado de la división TG/HDL nos da un valor igual o superior a 3.5, significa que tenemos un LDL menor y que existe Resistencia a la Insulina. 

Valores orientativos: 

– Menor o igual a 2 es el valor ideal sin resistencia y con sensibilidad a la insulina.
– Entre 2.1 y 4 es alto, ya existe cierto grado de inflamación y resistencia a la insulina.
– De 4.1 a 6 o más, mucha resistencia a la insulina y muy alto el riesgo cardiovascular. 

Cada vez que tenemos valores de glucosa en sangre por encima de los valores normales, la insulina que producimos guarda esa energía en forma de grasa (tanto grasa corporal como grasa visceral), debido a esto una herramienta fundamental es la medición de la misma y esto lo hacemos con el DXA, herramienta indispensable en nuestro protocolo de seguimiento en Neolife ya que la grasa visceral es más peligrosa. 

Un aspecto a destacar es que nuestra programación es de carácter evolutivo. Nuestro cuerpo está programado para acumular reservas de energía para cuando tenga que estar una cantidad de tiempo sin alimento, por lo que vamos a reaccionar de tal forma que nuestra principal acción sea la de guardar todas las calorías posibles; por ende cada vez que nos excedemos en nuestro consumo de azúcares generamos grandes cantidades de insulina y a la vez impedimos el uso de grasa como fuente de la insulina. 

La resistencia a la insulina no solo va a hacernos aumentar de peso, sino que nos va a impedir el uso de grasa como energía o impedir perder grasa corporal incluso cuando no estamos comiendo. La resistencia a la insulina es un círculo vicioso.  

Tratamiento 

La buena noticia es que seguir las indicaciones que solucionan la resistencia a la insulina nos ahorra dinero y esfuerzo a la hora de prevenir enfermedades. En primer lugar, cuando tenemos que reducir la insulina (que como hemos visto es una hormona que se segrega después de comer azúcar en gran medida o proteína en menor medida), la mejor manera obviamente va a ser no comiendo, por ejemplo, en periodos de ayuno intermitente (que es una herramienta que aconsejamos en nuestras consultas cuando procede para cada paciente). 

La ventaja que tenemos para reparar estos niveles altos de insulina es que no necesitamos muchas horas de ayuno. Para tener un buen resultado con un patrón de 16 horas por ejemplo de ayuno y 8 horas de ingesta con 3 comidas, le permites a tu organismo una bajada importante de insulina; por supuesto si quieres acelerar el proceso una opción es aumentar las horas. 

En segundo lugar, una de las buenas opciones para mejorar tus niveles de insulina es mejorando tu flora bacteriana intestinal, es decir comer alimentos ricos en prebióticos y probióticos, que van a permitir equilibrar esta flora; en Neolife aconsejamos realizar el estudio de Disbiosis intestinal para individualizar mas aun el tratamiento a cada paciente. 

Si simplemente lo que quieres es bajar la insulina y el peso, puedes aumentar tu consumo de grasa saludable combinándolo con el ayuno intermitente; ambos son mecanismos reductores de insulina y a la vez reductores de la inflamación. Un Consejo que siempre damos y que luego es valorado por nuestro equipo de Nutrición es la recomendación de alimentos con índice glucémico bajo o por lo menos moderado ya qué son estos los que no disparan los picos de glucemia en sangre. 

Y en tercer lugar recomendamos la utilización de suplementos como prebióticos, ya que hay varios que ralentizan la velocidad a la que las comidas libera sus azúcares; por ello, si comes alimentos con alto índice glucémico, estos suplementos ayudan a sensibilizar la insulina. 

También podemos enumerar ingredientes de los suplementos que están dentro de nuestra línea Neoactives como el ácido Alfa lipoico que demostró reducir la glicemia y la insulina; el magnesio aumenta la liberación de insulina; la Vitamina D, gymnema (Gymnema sylvestre) ha demostrado tener efectos protectores sobre las células beta pancreáticas encargadas de la secreción de insulina. Su consumo disminuye también los valores de glucosa. 

Una de las mayores recomendaciones de este artículo es combatir el sedentarismo ya que está más que demostrado que aumenta los niveles de insulina; y que los mejores ejercicios para reducir los niveles de insulina son los de intervalos, en ayuno.  

También es importante  que a nivel hormonal disminuir el estrés y los niveles de cortisol son aspectos fundamentales a la hora de bajar los niveles de glucosa, ya que esta hormona, medida en nuestro protocolo de biomarcadores y clave fundamental para el tratamiento de nuestros pacientes, normalmente eleva los niveles de glucosa en sangre. 

Por todo ello, sí los niveles de insulina son elevados por estrés se tendrán niveles altos de glucosa y alto nivel de insulina. Por otro lado, aumentar tu testosterona (previamente valorada con una analítica) disminuye la insulina, la grasa corporal y mantiene la glucosa estable, algo que siempre es positivo. 

La insulinorresistencia es altamente prevalente,  perjudica nuestro estado de ánimo, nos quita años de vida, aumenta el riesgo de muchísimas enfermedades… y solo requiere cambios que de igual manera deberíamos implementar si no sufriéramos de insulinorresistencia.  


BIBLIOGRAFÍA

(1) Glycated haemoglobin and blood pressure-lowering effect of cinnamon in multi-ethnic Type 2 diabetic patients in the UK: a randomized, placebo-controlled, double-blind clinical trial. Akilen R, Tsiami A, Devendra D, Robinson N.Diabet Med. 2010 Oct;27(10):1159-67. doi: 10.1111/j.1464-5491.2010.03079.x.PMID: 20854384 Clinical Trial. 

(2) Decreased peripheral blood mitochondrial DNA content is related to HbA1c, fasting plasma glucose level and age of onset in type 2 diabetes mellitus. Xu FX, Zhou X, Shen F, Pang R, Liu SM.Diabet Med. 2012 Jul;29(7):e47-54. doi: 10.1111/j.1464-5491.2011.03565.x.PMID: 22211946 

(3) Cinnamon extract improves fasting blood glucose and glycosylated hemoglobin level in Chinese patients with type 2 diabetes.Lu T, Sheng H, Wu J, Cheng Y, Zhu J, Chen Y.Nutr Res. 2012 Jun;32(6):408-12. doi: 10.1016/j.nutres.2012.05.003. Epub 2012 Jun 14.PMID: 22749176 Clinical Trial. 

(4) Grundy S, Cleeman J, Daniels S, Donato K, Eckel R, Franklin B et al. Diagnosis and Management of the Metabolic Syndrome. An American Heart Association/National Heart, Lung and Blod Institute Scientific Statement. Circulation 2005; 112: 2735-52.

(5) Friedewald V, Grundy S, Gotto A, Haffner S, Denke M, Hollander P, Roberts W. The Editor’s Roundtable: The Metabolic Syndrome. Am J Cardiol 2007; 99: 382-9.

(6) Executive Summary of The Third Report of The National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, And Treatment of High Blood Cholesterol In Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA 2001; 285: 2486-97.

(7) Eckel R, Grundy S, Zimmet P. The metabolic syndrome. Lancet 2005; 365: 1415-28.

(8) Haslam D, James W. Obesity. Lancet 2005; 366: 1197-209.

(9) Alberti K, Zimmet P, Shaw J. Metabolic syndrome-a new world-wide definition. A Consensus Statement ffom the International Diabetes Federation. Diabet Med 2005; 23: 469-80.