El paso del tiempo por tus ojos


Una mayor esperanza de vida hace que las enfermedades relacionadas con el envejecimiento aumenten considerablemente. El sistema visual no se libra de ello.

Para tratar las enfermedades oculares relacionadas con la edad se necesitan nuevas estrategias terapéuticas eficaces, el ácido sulfhídrico parece ser una de ellas. Se han identificado factores de riesgo para estas patologías. Los niveles elevados de homocisteína o el estrés oxidativo mediado por la hiperhomocisteinemia se asociarían a complicaciones vasculares.

Dra. Celia Gonzalo Gleyzes – Equipo Médico Neolife


Hiperhomocisteinemia (HHcy)

El aminoácido sulfurado homocisteína es un producto intermedio del metabolismo de la metionina. Normalmente hay un balance entre la síntesis y la eliminación de la homocisteína, pero a veces se da algún problema y los niveles de Hcy aumentan.

Identificamos 4 vías por las que podemos desarrollar HHcy:

  1. Dieta con consumo excesivo de metionina.
  2. Déficit de vitamina B12 y folatos.
  3. Actividad hetero/homocigótica de la Cistationina-beta sintasa.
  4. Problemas en el aclaramiento renal de la Hcy.

Hay, además, otros factores que pueden modular el ciclo de metionina e incrementar los niveles de homocisteína, nos referimos a la edad, al sexo, a la actividad física, al alcohol, al tabaquismo y a otras comorbilidades individuales (otros problemas de salud).

La hiperhomocisteinemia (niveles altos de homocisteína en sangre) induce una elevación de las especies reactivas del oxígeno (los ROS son iones de oxígeno, radicales libres y peróxidos) y una disfunción de la defensa antioxidante relacionada con el glutatión; todo ello lleva a un aumento del estrés oxidativo y a una menor actividad de las actividades enzimáticas antioxidantes.

Los niveles moderados de homocisteína se han asociado con la aterosclerosis, con el infarto de miocardio, con la estenosis carotídea, con la trombosis venosa y con el riesgo de accidente cerebrovascular.

Cuando llega a niveles altos, llega a ser un factor de riesgo para problemas vasculares oftálmicos y otras enfermedades del sistema visual.

Envejecimiento ocular

HHcy y degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La degeneración macular asociada a la edad es una de las principales causas de ceguera en mayores de 60 años. Esta enfermedad causa daños en la retina periférica, en la capa coriocapilar, en el epitelio pigmentario retiniano (RPE) y en la membrana de Bruch. Existen diferentes tratamientos: la terapia fotodinámica, el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) e inhibidores del receptor VEGF. El problema es que ninguno permite una resolución definitiva del problema ni previene esta patología.

Según estudios experimentales en los que se inyectaba homocisteína en el vítreo se ha concluido que ésta produce diferentes alteraciones, entre ellas modificaciones del RPE; se la considera un factor inflamatorio para el ojo. La homocisteína produce ROS que pueden activar metaloproteinasas de matriz (enzimas que descomponen proteínas) dañando el endotelio vascular.

HHcy y retinopatía diabética

La retinopatía diabética es una de las complicaciones de la diabetes que afecta incluso a personas jóvenes. Provoca déficits visuales e incluso ceguera.

La diabetes implica la activación y expresión de genes relacionados con la inflamación, la alteración del metabolismo de la homocisteína y la piroptosis (muerte celular programada de tipo inflamatoria, dependiente de la enzima caspasa-1).

El tratamiento con láser se emplea con frecuencia, pero existe la necesidad de desarrollar nuevas terapias.

HHcy y glaucoma

Esta enfermedad es más frecuente en pacientes mayores y se puede definir como neurodegenerativa, se caracteriza por una pérdida progresiva de las células ganglionares retinianas. Los factores de riesgo incluyen: la raza, la edad, la afectación familiar y la elevación de la presión intraocular. La hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el déficit de vitamina B12 y de ácido fólico son también elementos a tener en cuenta.

La homocisteína induce cambios en la microvascularización del nervio óptico y altera la irrigación de éste por diferentes mecanismos: efecto vasoconstrictor, proliferación de las células musculares lisas, daño endotelial (células internas de los vasos), trombogénesis, activación plaquetaria y apoptosis de las células ganglionares.

HHcy y neuropatía óptica

La neuropatía isquémica óptica no arterítica y la oclusión vascular retiniana son patologías severas y bastante comunes que causan alteraciones visuales.

La hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el tabaquismo, el aumento de Lipoproteína (a) y la hiperviscosidad sanguínea contribuyen a esas enfermedades. A su vez, los investigadores relacionan los niveles de homocisteína con esos factores.

Ácido sulfhídrico (H2S), un tratamiento futuro

El ácido sulfhídrico es un transmisor gaseoso endógeno (se fabrica en nuestro organismo, en el sistema nervioso central, en el corazón y en la sangre).

Existen cuatro vías enzimáticas que regulan la producción del H2S: cistationina -beta sintasa (CBS), cistationina-gamma liasa (CSE), la CAT/3-mercaptopiruvato sulfurotransferasa (CAT/3-MST) y la D-amino ácidooxidasa (DAO/3MST). Las tres primeras se han detectado en la retina.

En el sistema nervioso central el H2S regula las actividades sinápticas como un neurotransmisor. Algunos estudios muestran que un déficit de la CBS puede llevar a una degeneración retiniana y a un desprendimiento.

El H2S, mediante la regulación del flujo de calcio, puede proteger las neuronas retinianas contra la degeneración inducida por la luz, además tendría un efecto vasodilatador en las arterias de la retina. (1)

Envejecimiento ocular

¿Cómo cuidar mis ojos y prevenir enfermedades futuras?

  • Modificando nuestro estilo de vida: evitar el consumo de tóxicos (alcohol y tabaco), mantener una dieta equilibrada rica en polifenoles (y evitar el sobrepeso), controlar el estrés (aumento del cortisol y otras hormonas, riesgo de vasoconstricción…) y hacer deporte.
  • Suplementando (omega 3 de calidad como el Neomega3, acción antioxidante con el Neoenergy y el NeoQ10 Ubiquinol, mejorar el flujo sanguíneo con el NeoGingko Pro, reducir niveles de homocisteína con el Neovitamin plus etc).
  • Iniciando una terapia de reemplazo hormonal bioidéntico.
  • Realizando un mapeo genético si detectamos una tendencia familiar en ciertas patologías.
  • Acudiendo a revisiones de oftalmología. Aunque estemos asintomáticos, realizar un fondo de ojo a los 60 años es recomendable.
  • Informándonos sobre nuevos tratamientos.

BIBLIOGRAFÍA

(1) George AK, Homme RP, Stanisic D, Tyagi SC, Singh M. Protecting the aging eye with hydrogen sulfide. Can J Physiol Pharmacol. 2021 Feb;99(2):161-170. doi: 10.1139/cjpp-2020-0216. Epub 2020 Jul 28. PMID: 32721225

(2) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32721225/


, , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario